El Cerdo Ibérico en la Historia (2)

Escrito por: Luis Bravo Martín En: Información General En: Comentario: 0 Lecturas: 667

El Cerdo Ibérico en la Historia (2)

 En nuestro post anterior, hablábamos de la entrada del cerdo ibérico en Europa, y su asentamiento en la península ibérica, allá por la época romana. La importancia de los alimentos procedentes del cerdo ibérico, quedan bien patentes en esa misma época, ya que a la misma Roma y otras partes del Imperio, empiezan a llevarse perniles salazonados y curados en la península, en lo que quizá podamos denominar “primeras exportaciones de jamón ibérico”; este producto, llegaba a orillas del Tíber principalmente desde Pompaelo (hoy Pamplona), y existe constancia de que hasta se acuñaron monedas en forma de jamón, o con la imagen del pernil en tiempos de Augusto y Agripa.

  Dicha importancia de estos alimentos ibéricos, continuó durante los siglos posteriores, en la Hispania Visigoda, y por supuesto más tarde durante los reinados cristianos. Unas de las mejores, o quizá las mejores muestras de la trascendencia y valor que el cerdo ibérico debió tener en esa época, son las excelentes pinturas románicas representando el calendario agrícola que podemos ver en uno de los arcos del Panteón de Reyes en la Basílica de San Isidoro de León, en este caso las ilustraciones correspondientes a los meses de Octubre, donde se muestra el engorde del cerdo alimentándose de bellota durante la montanera, y Noviembre, donde queda plasmada la ceremonia de la matanza porcina que ha llegado a nuestros días. Otra buena representación románica del sacrificio del cerdo ibérico, podemos verla en la portada de la Catedral de Santa María de Olorón, en la región francesa de Aquitania, donde la constancia de ferias y mercados de la época, nos evidencian también la importancia que en la alimentación de la época tenían el jamón ibérico (en la imagen puede apreciarse a un hombre con un jamón al hombro) y los embutidos curados..

Comentarios

Deja tu comentario