¿Cómo reconocer un chorizo ibérico de calidad?

Escrito por: Luis Bravo Martín En: Chorizo ibérico de bellota En: Comentario: 0 Lecturas: 224

Chorizo-ibérico.jpeg

Color, sabor y aroma, son algunas de las características que identifican el chorizo ibérico de calidad.

El proceso de elaboración es fundamental para diferenciar el mejor, que tiene que ser jugoso sabroso y aromático. Su excelente valor calórico es una característica destacada que aporta proteínas en diferentes cantidades, además de los índices de grasa que lo convierten en un alto valor biológico.

El chorizo ibérico elaborado en piezas enteras se puede encontrar en distintos tamaños, tanto picado grueso como fino según el gusto del consumidor. Su sabor se debe a la carne de cerdo que se emplea y el tipo seleccionado. La importancia del proceso de elaboración es fundamental para determinar el sabor, que reconoce el cliente en el momento de la compra.

Características del chorizo ibérico.

Influyen la carne elegida y la forma de condimentar de la marca, donde reside la diferencia entre las distintas variedades.

  • Categorías: se relacionan directamente con la raza del cerdo de donde se extrae la carne para su producción. Esta información es básica porque determina el sabor dependiendo del tipo de cerdo y su alimentación.
  • Etiquetas: en el chorizo ibérico que se compra su denominación de venta se encuentra en la etiqueta donde aparecen juntos el nombre y apellido.
  • Certificación: asegura la calidad del producto después de haber sido sometido a un seguimiento, que garantiza la calidad y va desde el nacimiento del cerdo hasta su comercialización.
  • Denominación: se refiere a la raza del cerdo de donde se obtiene la carne y determina la pureza de la misma. Se puede encontrar chorizo ibérico puro por la carne del animal cuyos progenitores son de buena estirpe. También ibéricos sin más, con apellido que hace referencia a la alimentación.

Aspectos importantes para el consumo del chorizo ibérico.

Reconocer el producto por su calidad, también implica tener presente algunos elementos principales, como por ejemplo:

  • Temperatura: lo ideal es servir el chorizo a 22ºC de temperatura manteniendo la calidad.
  • Consumo: el chorizo ibérico se tiene que conservar en el refrigerador y consumirlo después de 20 minutos fuera si está envasado al vacío, para una mejor degustación.
  • Conservación: cuando no se ha finalizado el consumo del producto se recomienda guardarlo envuelto en papel aluminio y siempre en la nevera evitando su fermentación por el calor. El frío mantiene las cualidades organolépticas del chorizo para evitar el sabor salado y fuerte que se produce después del primer consumo, cuando se expone en lugares que no conservan la temperatura ideal.

Comentarios

Deja tu comentario